Follow by Email

jueves, 24 de septiembre de 2009

CRISIS, ARTE Y CREATIVIDAD

CRISIS, ARTE Y CREATIVIDAD

En diferentes ambientes se habla de la crisis del arte. Los datos más recientes de asistencia a museos dan cifras de recesión y ciertamente las grandes salas y galerías del arte oficial están más vacías, exceptuando quizá los días de inauguración, cuando toda la gente que cuenta van a hacerse las fotos, tomar el pinchito acompañado del correspondiente vinito e incluso el "artista" se digna a aparecer por allí. Además, la fuerte especulación de los últimos años y las asombrosas revalorizaciones logradas en las temporadas de subastas más recientes han colocado los precios en cimas muy sensibles que auguran una eventual recesión no del arte en sí sino del mercado que valora únicamente el arte como un bien material.
Ahora que vivimos un tiempo de crisis a nivel económico, las miradas se vuelven a un año que sentó precedentes en esta materia: 1929. Esa aciaga fecha no fue tan sólo la del crack económico más famoso de toda la historia sino también un año en el que el arte y la cultura estuvieron en el disparadero. El Art Decó triunfaba, no sólo en Europa, sino en buena parte de unos Estados Unidos que se resistían a dejar entrar en decadencia a los fabulosos años 20; asistimos al nacimiento de algunos de los más grandes artistas y obras del S.XX; las vanguardias encontraban al fin su camino; e, incluso, buena parte del mundo se dio cita en España para celebrar dos magnas exposiciones internacionales en las ciudades de Sevilla y Barcelona. Dicen que los periodos de crisis son buenos caldos de cultivo para la cultura: la creatividad se dispara al amparo del cambio y la caída de las viejas estructuras y modelos sociales que han demostrado su ineficacia favorece otros modos de percepción de la realidad. Así que podría decirse que, dentro de lo malo, no todo lo que nos dejan los tiempos de crisis es miseria, también pueden ser una buena oportunidad para aportar nuevas y valiosas ideas como ya expresara en su día Albert Einstein:
La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países, porque la crisis trae progresos. La creatividad nace de la angustia como el día nace de la noche oscura. Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis se supera a sí mismo sin quedar 'superado'.

Mingos Teixeira

ARTE PARA SUMERGIRSE EN OTRAS DIMENSIONES

ARTE PARA SUMERGIRSE EN OTRAS DIMENSIONES


Al citar una obra de arte, un cuadro famoso, habitualmente pensamos en ella por el goce estético que nos provoca. Raramente lo hacemos en otras de sus posibles funciones tal que son las de enriquecernos intelectualmente o como revulsivo en posturas combativas. Es decir, vemos el arte como objetos estéticos y no como elementos para actitudes receptivas o críticas ni como documentos históricos o incluso de acentuados contenidos morales.

El placer estético sensorial que nos produce esa obra artística tiene muy en cuenta el gusto de la persona receptora de esa sensación y suele expresarse en términos de aceptación o rechazo conforme a sus valores, empero, las obras de arte, a menudo, se expresan también desde otros presupuestos además de los estéticos, atesorando en su interior, significados, historias, intenciones e incluso algún que otro misterio para descifrar.

Al situarnos ante una obra artística, cada uno tendrá una mirada diferente que, evidentemente, ayudará a enriquecerla pero, esa mirada es parcial y por ello debemos intentar analizar otros factores que, además de ayudarnos a comprender su belleza estética, nos pueden sumergir en otras dimensiones como las éticas debido a su valor testimonial o documental, por el mensaje o la carga psicológica y, en definitiva, por llevar implícita la posibilidad de enriquecernos humanamente y así poder dar cumplida respuesta a los interrogantes que planteara el sociólogo norteamericano Lewis Mumford: ¿Por qué hemos llegado a ser dioses en cuanto tecnólogos, y semejantes demonios en cuanto seres morales, superhombres en la ciencia e idiotas en la estética –idiotas en el significado griego de aislados-, incapaces de comunicarse entre ellos y de entenderse unos con otros?.