Follow by Email

jueves, 27 de octubre de 2011

AL ARTE POR LA CURIOSIDAD

AL ARTE POR LA CURIOSIDAD




Porque no somos objetos sino sujetos, nuestro mundo interior y la realidad que nos rodea son interpretados desde muy diversas ópticas. Tanto la percepción como los sentimientos humanos se parecen más a un calidoscopio que a un mecanismo de precisión. Somos similares a ese tubo opaco que poco a poco se va llenando de cuentas de colores para después formar infinidad de figuras variadas. El tubo vendría a ser nuestra personalidad mientras que las minúsculas piedras cromáticas son depositadas en nuestra mente por la tradición, la cultura y los valores de la sociedad en la que nos desenvolvemos.
Si nos acercarnos al maravilloso mundo del arte y dejamos llevar por esa misma curiosidad con la que solemos ver un calidoscopio, a buen seguro, más pronto que tarde, acabaremos siendo fascinados por la magia del color y las figuras artísticas. Tener curiosidad, querer conocer y saber, es la cualidad primordial para asomarnos al mundo de la creación plástica. Debemos comportarnos como lo haría un investigador privado e indagar, buscar, analizar, examinar, en definitiva, ser un poco "curiosi" para armarnos de pasión. Si así lo hacemos, poco a poco, casi sin darnos cuenta llegaremos a la conclusión que el arte e incluso pintar, dibujar o esculpir no es tan complicado como nos creemos, que no es más que el alarde de una habilidad en todos latente, aunque, por desgracia, muchísimas veces la desidia, o sea, la falta de curiosidad nos impida desarrollarla.
Efectivamente, esa actitud de fisgoneo o huroneo artístico hará aumentar nuestras posibilidades, ampliará nuestras experiencias, y a la larga, nos facilitará descubrir que el arte nació del ser humano para aportarle sensibilidad vital frente a la inclemente nada de la muerte y, al mismo tiempo, para oponerle un denodado anverso a esa terrible y suicida aspiración de la actual sociedad del ocio por “matar el tiempo”. La creatividad (artística, literaria, científica, tecnológica, etc.) es la más eficaz arma de los mortales para luchar contra el miserable y cobarde miedo a vivir.

Mingos Teixeira

Artista Plástico y educador

artemingos@artemingos.com